Tanto las instituciones especializadas en formación como las empresas que buscan mejorar el rendimiento de sus alumnos y profesionales recurren a nuevas herramientas y metodologías modernas que facilitan la formación de las personas, es el caso de la gamificación en la formación.

La gamificación como innovación digital en la formación ha llegado para quedarse y está causando impactos muy positivos especialmente a nivel corporativo. Aplicar la gamificación en el aprendizaje empresarial ayuda a acceder a un nuevo mundo de ventajas, en el que el alumno se ve más implicado, se trata de resolver retos reales y facilita la retención del conocimiento.

¿Qué es la gamificación en la formación?

La gamificación consiste en una técnica de formación cuyo modelo se basa en mezclar elementos en el ámbito educativo y profesional a través de la mecánica de los juegos. Se adaptan distintas dinámicas que se encuentran en los juegos con el fin de obtener mejores resultados a nivel productivo, desarrollar habilidades y retener mejor el conocimiento.

Al ser humano le encanta jugar indistintamente de la edad que tenga. El objetivo principal de la gamificación en la formación es que se interiorice el aprendizaje a través del juego de una forma divertida, a través de la experiencia positiva del juego. Busca motivar a los estudiantes y profesionales ante la falta de compromiso, conformismo y disminución de la productividad.

Los 8 beneficios de la gamificación en la formación

La gamificación inicia en el ámbito empresarial, pero gracias a los buenos resultados que se han obtenido se ha extendido a otros sectores como la formación. Veamos a continuación algunos de los beneficios que aporta esta metodología en la formación:

Favorece el aprendizaje y el rendimiento académico

Aprender jugando aumenta la motivación hacia el aprendizaje. La gamificación potencia la inclinación del alumno a aprender. Y, esto no es lo único, favorece a conseguir un menor rechazo a los estudios, potenciando mayor responsabilidad.

Crece la atención y la concentración

Al estar los alumnos motivados en el aprendizaje bajo esta metodología es de esperar que se sientan capaces de entender y comprender todo el contenido que se imparte. Aumenta la concentración para enfocarse en superar el reto de aprender jugando y pondrán todo el esfuerzo posible para lograr superarlo.

gamificación en la formación sirve

Mejora la lógica y ayuda a desarrollar las estrategias

Solucionar problemas es parte de los objetivos de esta clase de gamificación. Los alumnos serán sometidos a profundizar en la investigación de cómo resolver los diferentes retos que se les impone para lograr el objetivo. Esto les hace utilizar el pensamiento lógico y trabajar en base al proceso educativo de la prueba y error.

Potencia la interactividad mediante la gamificación en la formación

Superar los desafíos en las técnicas de formación basadas en la gamificación conlleva al alumnado a interactuar con otros actores que intervienen en el aprendizaje. Estos pueden ser desde compañeros de aula, otros profesionales, otros departamentos, profesores, y más. Todos participan abriendo debates para concretar cómo puede vencerse el reto asignado.

Se aumenta la dificultad de los desafíos progresivamente

Parte del objetivo de la gamificación en la formación es comprender cómo pueden resolverse los retos de la manera más rápida y eficientemente posible para obtener un resultado competitivo. Los juegos están diseñados adaptando diferentes objetivos que como los videojuegos, según se van superando niveles estos se hacen cada vez más difíciles. En algunos casos la dificultad no tiene límite, lo que genera cierta agilidad mental en el estudiante.

Fomenta el uso de las nuevas tecnologías

Una de las herramientas más utilizadas en la gamificación es la robótica o diseño de videojuegos. En las empresas cada vez más se suman al game-based learning. Los cursos en formato de videojuegos que conllevan una trama que involucra el uso de plataformas digitales, hacen que estén cada vez más integradas en la forma de aprender y de vivir el día a día.

Ayuda a medir el rendimiento mediante la gamificación

Con esta técnica es mucho más fácil y rápido medir el rendimiento del alumno. Ya que, no se necesita esperar meses para analizar su desenvolvimiento en el aprendizaje como se hacía con los métodos tradicionales. La gamificación resuelve estas dudas con simples prácticas que permitan crear contenidos inmediatos adaptados a la necesidad de cada uno.

Genera compromiso y mejora el engagement 

El alumno o empleado se convierte en un jugador con diferentes objetivos en función de los contenidos. Son tareas que deben cumplir compitiendo con otros, esta competencia por ser el mejor evita ser el último en el juego, generando así un mayor compromiso por parte del trabajador o alumno.

Teniendo en cuenta todos estos beneficios y lo que pueden aportar a nivel productivo en una empresa, se considera que la gamificación en la formación supone un gran cambio. Además, es muy beneficiosa debido a que sirve en todos los niveles educativos. Aplicando técnicas de simulación potenciamos los conocimientos, aptitudes y habilidades de las personas de una forma creativa y entretenida.

En Artline, contamos con avanzadas herramientas para crear contenidos interactivos que proporcionan a los alumnos o profesionales una formación de alto nivel. Logrando así, que asimilen los contenidos de una manera diferente y con más profundidad. Visita nuestra página web para que veas todo lo que podemos hacer.