La digitalización ha llegado para quedarse. En el mundo, aproximadamente 7.841 millones de usuarios utilizan Internet, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU). Las empresas no pueden desaprovechar la oportunidad de llegar a una audiencia tan grande. Por ello, son muchos los negocios que se posicionan en internet con una página web. No obstante, no sirve únicamente con crear un sitio web. Es muy importante la maquetación web, que permitirá a los usuarios navegar fácilmente por nuestra página web.

El diseño y la maquetación de nuestra web son aspectos fundamentales para la imagen de marca y la diferenciación frente a la competencia. Debido a la gran competencia, cada vez es más complicado fidelizar a los clientes. Sin embargo, una buena maquetación web puede ser el primer paso, no solo para fidelizar clientes, sino también para atraerlos. Todo ello, persiguiendo un objetivo claro, aumentar las ventas y, por ello, los ingresos de nuestra empresa.

Formas de maquetación web

Como hemos mencionado anteriormente, son muchas las empresas que se han trasladado a internet. Anteriormente, tener una página web no era un trabajo fácil. Sin embargo, esto ha cambiado. La necesidad de tener presencia en internet ha provocado que surjan nuevas alternativas para la maquetación web.

En la actualidad, muchos negocios, sobre todo PYMES y startups eligen plataformas como WordPress o Wix para crear sus páginas web. Estos gestores de contenido (CMS) permiten una fácil maquetación, además de dar la posibilidad de crear contenido de manera sencilla.

Otra forma de maquetar es mediante lenguaje de programación. Esta fue al principio la única forma de maquetación web. Los CMS se basan en el lenguaje de programación para la creación de las webs. No obstante, no requieren de esos conocimientos para llevar a cabo la maquetación. El más común actualmente es el HTML5. El único inconveniente, sobre todo para pequeñas empresas, es la necesidad de contratar a un experto para el proyecto.

Los lenguajes de programación no son sencillos. Por ello, para maquetar tu página web de forma correcta, lo más adecuado es contratar a un experto en lenguaje de programación que maquete tu sitio web siguiendo tus directrices.

El conocimiento de HTML no es el único aspecto necesario en un programador. Además, es muy importante el conocimiento de JavaScript y CSS. De esta manera, el sitio web estará lo más completo posible. En cualquier caso, independientemente del método que decidas para la maquetación web, lo más importante es rodearte de profesionales expertos en este sector. De esta manera, los costes y los plazos de entrega se reducirán.

maquetación web

6 Consejos para una buena maquetación web

Ya sabemos que la maquetación web irá condicionada, en primer lugar por tu elección, es decir, si es un CMS o por el contrario, lenguaje de programación. Sea una u otra, para obtener los mejores resultados estos consejos van a ser tus cómplices en el proceso.

Crear un boceto

Antes de comenzar con la maquetación web, es fundamental crear un boceto, en forma de guía, para saber cómo queremos que sea nuestra página web. Este primer diseño nos servirá como modelo para la posterior maquetación.

Una técnica muy empleada a la hora de realizar bocetos o mockups es fijarse en la competencia. Echar un vistazo a las webs más visitadas de nuestro sector nos permitirá tener una visión de los elementos que mejor funcionan.

Simplicidad antes que caos

En la maquetación web, la simplicidad es un elemento ventajoso. Crear una página web demasiado complicada puede ser un rechazo para muchos usuarios, que no sabrán cómo utilizarla desde el principio.

¿Qué se recomienda? Nuestra página web debe de ser liviana. El usuario se encontrará con los elementos de forma sencilla y no tendrá que quebrarse la cabeza imaginando cómo llegar a la información que está buscando. Además, la simplicidad en los elementos permitirá que la página web cargue más rápido, por lo que el usuario tendrá una mejor experiencia.

Maquetación responsive

Para conseguir la mejor maquetación web, es muy importante que tengamos en cuenta el diseño responsive. ¿Qué es esto del diseño responsive? Será que se encarga de como se muestra nuestra página, es decir, hará que nuestra maquetación dependa de cómo se ve nuestra web en los diferentes dispositivos.

Decidir la tipografía

Una vez hayamos realizado nuestro boceto, es muy importante saber el tipo de letra y el tamaño que utilizaremos. La tipografía es uno de los elementos clave de la maquetación, junto a los colores, las imágenes y la estructura de la web. La personalidad de nuestra marca deberá estar reflejada en la tipografía. Además, debemos utilizar una letra que sea legible en cualquier dispositivo sin necesidad de hacer zoom.

No excederse con las imágenes y los vídeos

Los elementos audiovisuales son muy atractivos para los usuarios. Es un elemento imprescindible en cualquier web, sin embargo, no debemos abusar de ellos. Cuando somos usuarios, nos gusta que las páginas web carguen de forma instantánea.

No obstante, la utilización de imágenes muy pesadas o muchos vídeos hará que la página web tarde mucho en cargar. Esto puede desencadenar en una pérdida de clientes, que prefieran otras páginas web de la competencia.

Utilizar los prefijos para CSS3

En el momento de realizar maquetación web, es fundamental colocar los prefijos en las nuevas propiedades CSS3. De esta manera, nuestra página web no tendrá problemas de compatibilidad con los navegadores. El usuario también se verá beneficiado, ya que no verá diseños diferentes en cada uno de los navegadores que utilice.

En definitiva, una correcta maquetación web implica preocuparse hasta en los detalles más pequeños, desde Artline te ayudamos a conseguir la mejor maquetación web gracias a nuestro conocimiento en diseño web y diseño gráfico. Visita nuestra página web para conocer todo lo que podemos hacer por ti.